Las fiestas navideñas se acercan y, con ellas, también lo hacen diversas tradiciones y costumbres que introducen un excitante y muchas veces muy bienvenido cambio en el desarrollo habitual que tiene la jornada de trabajo dentro de cualquier negocio o empresa. Además, las navidades son un momento perfecto para potenciar el trabajo en equipo y la colaboración entre los distintos miembros de la empresa realizando actividades que ayudan a que los diferentes trabajadores se conozcan mejor y estrechen sus vínculos personales.

Una de las tradiciones más extendidas entre todo tipo de empresas para mejorar las relaciones entre sus distintos miembros es la del “amigo invisible”.

Como todo el mundo sabe, el amigo invisible es una suerte de juego en el que cierta cantidad de personas se reúnen y tienen que elegir al azar el nombre de uno de sus compañeros. Una vez escogido un nombre, se tiene que hacer un regalo a esa persona manteniendo en secreto su identidad.

Pasado un tiempo determinado, todo el grupo se vuelve a reunir y abre cada uno su regalo. Generalmente, cuando se reparten los regalos se suele desvelar la identidad de la persona que lo ha comprado, aunque no siempre tiene por qué ocurrir así.

Estas reuniones se realizan siempre en un ambiente distendido y el tiempo invertido en pensar y en comprar un regalo para un compañero suele ayudar a los miembros del grupo a conocerse y a comprenderse mejor.

Sin embargo, como ocurre con toda actividad en la que participan muchas personas diferentes, se deben tener en cuenta algunas cosas si realmente se desean conseguir los objetivos pretendidos y evitar malentendidos que pueden causar serios conflictos.

Por eso, desde Mac Management queremos darte algunos consejos que te ayudarán a conseguir que el “amigo invisible” que realice tu empresa este año sea un auténtico éxito.

Si tu empresa está compuesta por mucha gente, realiza grupos. Si tu empresa es pequeña, no tendrás problemas para reunir a todos tus empleados para realizar el amigo invisible. Pero este sistema tan simple se puede volver muy complicado si una empresa está compuesta por un centenar de miembros.

No sólo sería muy difícil reunir a tantas personas un mismo día, sino que el proceso de dar uno a uno los regalos sería enormemente tedioso y al final, esta actividad no valdría para estrechar lazos entre los trabajadores, pues la mayoría estarán deseosos de que todo acabe y muchos de ellos no se verán a menudo al trabajar en actividades o departamentos distintos, haciendo del amigo invisible una pérdida de tiempo inútil.

Por lo tanto, si tu empresa tiene más de veinte o treinta trabajadores, divídelos en grupos y haz que cada uno de ellos realice su particular amigo invisible.

Como la intención de este juego es estrechar los lazos entre los compañeros de trabajo y crear un mejor ambiente laboral, lo mejor es que los componentes del grupo estén acostumbrados a trabajar juntos.

Por lo tanto, puedes dividir a los trabajadores en departamentos, especialidad o incluso, horario, de manera que siempre participen en este juego aquellas personas que colaboren juntos con más asiduidad.

Fija un precio mínimo y máximo: Éste es un punto importante, porque habrá gente que quiera invertir mucho dinero en un regalo para agradar o porque la persona que le ha tocado es un amigo muy cercano, mientras que otros trabajadores querrán invertir lo mínimo posible.

Las diferencias de precio entre regalos pueden llevar a malos entendidos y problemas dentro del mismo grupo, por lo que es importante indicar máximos y mínimos que hagan que todos los regalos se encuentren en el mismo rango de precio.

Pide a los participantes que escriban algunos regalos que les gustaría recibir. Es innegable que es muy complicado comprar algo para una persona que no conoces realmente bien.

Recibir el nombre de un compañero con el que no te une una relación muy estrecha puede causar una importante cantidad de estrés a un trabajador ya que puede pasar mucho tiempo intentando buscar un regalo perfecto con el deseo de quedar bien, para luego ver que a su receptor no le ha gustado demasiado.

Del mismo modo, una persona que se ha esforzado mucho puede recibir algo muy por debajo de sus expectativas, lo que le hará sentirse decepcionado o, incluso, enfadado. Por lo tanto, escribir una lista con varias opciones de regalos evitará estrés a las personas que regalan y evitarán decepciones a los receptores que pueden acabar con el sentido del juego.

La indicación de varias opciones conservará el elemento sorpresa, dado que los compañeros no saben cuál van a recibir y todo el mundo se irá a casa satisfecho y complacido.

Si la gente se opone a la realización de la lista, pon a su disposición formas de averiguar los intereses de la persona a la que tienen que regalar. En ocasiones, la gente se opone a la posibilidad de realizar la lista, pues lo consideran poco original o que acaba con todo el propósito del juego de esforzarse para encontrar algo que le guste a la otra persona.

Si es tu caso, cumple con los deseos del grupo, pero pon a disposición de los trabajadores pistas o medios a través de los cuales puedan averiguar con más facilidad qué puede gustarles. En este ámbito, Internet puede ser tu mejor arma.

Puedes sugerirles que echen un vistazo a las páginas de Facebook, Twitter o Instagram de las personas que les han tocado en busca de ideas.

Asimismo, puedes poner una lista en un lugar visible donde realizas algunas sugerencias generales que puedan ayudar a aquellas personas que tienen muchas dudas y donde todo el mundo pueda aportar sus sugerencias.

Por ejemplo, puedes indicar regalos como bonos regalo para masajes, vales regalo para el cine o una tarjeta para una buena tienda o centro comercial donde haya un poco de todo. O bien puedes indicar en esta lista consejos para conseguir regalos más personales, como por ejemplo fijarse en la ropa de una persona para descubrir si le gusta una marca o un estilo concreto.

También puedes echar un vistazo a su escritorio o mesa para ver si tiene allí algún libro u objeto que indique sus gustos o mirar su salvapantallas, de forma que puedas averiguar si sigue a un equipo de fútbol, a un actor o a un deportista en concreto.

Con algunos consejos y unas cuantas pistas, ayudarás mucho a los trabajadores, relajarás la tensión que puede crear la impaciencia por encontrar un buen regalo y disminuirás las probabilidades de que alguien acabe decepcionado o enfadado.

Si tienes en cuenta estos detalles, tendrás muchas más probabilidades de que tu amigo invisible te ayude a mejorar el ambiente laboral y a estrechar los lazos entre los diferentes compañeros. ¡Consigue que tu amigo invisible empresarial se convierta en una tradición esperada por todos cada año!