A la hora de ofrecer la mejor atención posible a los asistentes a tu evento, también debes tener en cuenta sus posibles necesidades médicas. Cuando organizas un evento al que va a acudir un número importante de gente, siempre debes pensar que pueden necesitar alguna ayuda o asistencia médica que debes poder proporcionarles. Si realizas un evento corporativo multitudinario, la presencia de un profesional médico con los recursos necesarios para prestar una atención inicial es obligada, pero piensa también en lo que pueden necesitar tus asistentes si estás planeando un evento más pequeño.

Por ello, desde nuestra agencia de organización de eventos, Mac Management te recomendamos que siempre tengas un botiquín bien surtido in situ para hacer frente a cualquier necesidad que tengan tus asistentes.

En este botiquín, deben estar presentes, como mínimos, los siguientes medicamentos y utensilios:

Equipo para tratar heridas. Cualquiera de nosotros puede sufrir un corte, una caída o un golpe en un momento dado. Este tipo de accidentes son muy habituales en todo tipo de situaciones, por lo que es posible que alguno de los asistentes o responsables de tu evento sean susceptibles de sufrirlos.

Por lo tanto, debes asegurarte de tener a mano los utensilios necesarios para atenderlos si se producen. Así pues, en tu botiquín debe haber un amplio surtido de medicamentos, herramientas y vendajes destinados a tratar este tipo de problemas.

Por ejemplo, debes tener desinfectantes como el agua oxigenada o el alcohol, tiritas, vendajes, guantes de plástico, tijeras, esparadrapo, pinzas, antisépticos como el yodo o la cristalmina, gasas, termómetro, medicamentos para tratar torceduras o problemas de las articulaciones, antiinflamatorios, pomada para quemaduras, equipo de sutura y grapas, entre otras posibilidades.

Asegúrate, además, de tener la cantidad suficiente de provisiones como para poder atender cómodamente a una amplia cantidad de tus asistentes en caso de que sufran un accidente. Así podrás atenderlos de forma rápida y fácil si sufren algún accidente común.

Medicamentos de uso común y analgésicos habituales. También es posible que tus asistentes necesiten algún medicamento de uso común durante el desarrollo de tu evento, por lo que asegúrate de tenerlos a mano para poder ofrecérselos.

Por ejemplo, te recomendamos que tengas analgésicos de uso común, como las aspirinas, para los dolores de cabeza y de músculos, paracetamol, antigripales, medicamentos para tratar problemas estomacales, como antiácidos, antidiarreicos o remedios para cortar los vómitos, elementos para aliviar problemas leves de la piel y pequeños anestésicos locales para utilizar en caso de heridas.

Todos estos elementos pueden aliviar mucho a algunos de tus asistentes en un momento dado, así que no dejes de tenerlos a tu disposición durante el desarrollo de tu evento.

Elementos de emergencia. Por lo que pueda ocurrir, siempre es bueno contar con elementos de emergencia que pueden salvar la vida de una persona en un momento dado.

No se recomienda que se utilicen a la ligera y lo más aconsejable es que solo sean manejados por gente con alguna formación médica pero, en caso de emergencia, agradecerás tenerlos a mano.

En esta categoría se incluyen, por ejemplo, las inyecciones de epinefrina para las reacciones alérgicas más severas, pastillas de cafinitrina por si sucede algún problema cardíaco, un inhalador y, si es posible, incluso, asegúrate de contar con un pequeño desfibrilador de primeros auxilios, entre otras posibilidades.

Asimismo, introduce en tu botiquín una lista con los números de teléfono de emergencias para que puedas recurrir a ella en un momento dado.

Puede que pienses que ésto no es necesario, pues sin duda todo el mundo sabe a qué número tiene que llamar para pedir una ambulancia pero, en un momento de pánico, puedes llegar a agradecer su presencia.

En esta lista, además del número de emergencias médicas, también deben estar el número de la policía, de los bomberos, del Instituto Nacional de Toxicología y los números de emergencia relacionados con la comunidad autónoma y provincia donde se desarrolle el evento.

Esto es muy importante y puede llegar a salvar vidas, por lo que no dejes de tener estas cosas a mano en todos y cada uno de tus eventos.

Medicamentos específicos. Si es posible, puedes preguntar a tus asistentes si necesitas alguna medicación específica que debas tener en cuenta.

Esto es relevante por dos razones. En primer lugar porque, si toman algún medicamento muy específico, este puede reaccionar negativamente con cualquier otro que tu equipo puede darle si recurren al botiquín por alguna afección.

Y, en segundo lugar, si te dicen que tienen necesidad de tomar algún medicamento, puedes intentar adquirirlo para mantenerlo en tu botiquín. Bien es cierto que la persona que necesita una medicación en particular debe preocuparse ella misma de tenerla a mano.

Sin embargo, muchas circunstancias, desde un descuido hasta la pérdida del lugar que la contenía, puede hacer que no las lleven consigo en un momento dado.

Esto puede provocarles problemas o hacerles abandonar tu evento antes de lo convenido, por lo que te agradecerán mucho tu disposición si puedes ayudarles en este sentido. Probablemente no podrás conseguir todos los medicamentos que te indiquen tus asistentes.

Muchos de ellos necesitarán receta médica y una importante monitorización médica por parte de un profesional, por lo que no te los darán fácilmente, pero intenta hacer lo posible por adquirir aquellos que puedas. Las personas que pueden tener necesidad de ello te lo agradecerán mucho.