Una lluvia inesperada, una recia tormenta o una horrible tormenta puede perjudicar mucho tu evento, aunque este ni siquiera se desarrolle en el exterior. Siempre habrá cosas o aparatos que dependan de unas buenas condiciones externas y que pueden estropearse, para tu desgracia, si hay algún problema climático. Y, además, los asistentes tendrán que soportar unas condiciones climáticas adversas para llegar a tu evento, lo que sin duda les resultará incómodo y puede ponerles de mal humor.

Por lo tanto, para evitar que los fenómenos atmosféricos puedan enturbiar tu evento, en Mac Management queremos darte algunos consejos que te ayudarán a lidiar con el mal tiempo si este se presenta durante el evento que estás organizando.

Ten en cuenta la previsión del tiempo cuando estés organizando tu evento. Actualmente, se puede conocer la previsión del tiempo con cierta exactitud con varias semanas de antelación.

Si bien en la mayoría de las ocasiones no sabrás el tiempo que va a hacer el día de tu evento con la suficiente anticipación como para cambiar la fecha del mismo, dichas predicciones sí te permitirán tener un mayor margen de maniobra.

Por lo tanto, consulta la predicción climatológica que se espera para el día de tu evento con tanta antelación como puedas y tenla en cuenta a la hora de hacer tus preparativos.

Los paraguas, chubasqueros y capas pueden ser presentes muy útiles.

Si la previsión de lluvia para el día de tu evento es muy alta por la época del año y el lugar donde te encuentras, considera la posibilidad de poner a disposición de los asistentes a tu evento paraguas, chubasqueros o capas impermeables que puedan llevarse consigo para guarecerse de la lluvia.

Eso no sólo les será muy útil, sino que también te permitirá darles un regalo de tipo corporativo que realmente usarán en variadas ocasiones. Por lo tanto, ten en cuenta el tiempo a la hora de preparar los presentes que darás a tus asistentes.

Si llueve, no apreciarán otra cosa más que esto.

Prepara capas de plástico para proteger los aparatos electrónicos que estén en el exterior. En prácticamente todos los eventos existen diversos tipos de equipamiento tecnológico relacionado con la música, la luz o la electricidad que deben ser adecuadamente protegidos en caso de lluvia.

Por lo tanto, asegúrate de contar con suficientes cobertores de plástico del tamaño adecuado para poder proteger de la lluvia todos los aparatos electrónicos que puedan resultar dañados por las inclemencias del tiempo. Te aseguramos que lo agradecerás si llega el momento.

Prepárate para los cortes de luz. Si hay una tormenta, puede que se produzcan cortes de luz que, sin duda, pararán en seco el desarrollo de tu evento.

Por lo tanto, intenta prepararte lo mejor posible para este caso. Intenta incorporar en la sede de tu evento una instalación eléctrica individual que te dé algo de autonomía en caso de que se produzca un corte eléctrico.

Asimismo, asegúrate de proteger todos tus dispositivos electrónicos de posibles subidas de tensión que puedan perjudicarlos. De esta forma, tu evento sufrirá lo menos posible en el caso de que haya un infortunado corte de luz.

Ten en cuenta la limpieza. Cuando llueve o hay tormenta, no se puede evitar que la suciedad, el agua y el barro se acumulen en las entradas y los pasillos de la sede de tu evento.

Y por desgracia, esto será lo primero que vean las personas que lleguen, por lo que su primera impresión de tu evento será negativa. Para evitarlo, ten preparado un plan de limpieza extensivo para esta situación.

Ten preparados receptáculos donde los asistentes puedan dejar sus paraguas y sus abrigos mojados, felpudos donde puedan limpiarse los pies y materiales de limpieza a los que se pueda acudir rápidamente en caso de necesidad.

De esta forma, los problemas meteorológicos exteriores no provocarán que la primera imagen de ti que tengan tus asistentes sea negativa.

Si tu evento va a ser en el exterior, ten siempre a mano un plan B, aunque las predicciones del tiempo sean buenas. Cada vez están más de moda los eventos que se realizan en el exterior, pese al riesgo que el tiempo siempre conlleva.

Nunca se sabe cuándo va a empezar a hacer mal tiempo, por lo que ten siempre a mano un plan B que todas las personas vinculadas a la organización de tu evento conozcan. Siempre es mejor tener un plan B y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo, por lo que ten esto siempre en cuenta.

Es especialmente importante que cuentes con algún lugar techado donde puedas trasladar el evento si el tiempo te impide celebrar tu evento en el exterior. Si no lo tienes, correrás el riesgo de que tu evento acabe siendo cancelado totalmente en mitad de un tremendo caos, por lo que cuenta siempre con uno.

Lo agradecerás y mucho si llega el momento.

Si vas a realizar un evento durante el otoño, el invierno o la primavera, ten siempre en cuenta los problemas meteorológicos que pueden llegar a surgir. ¡No dejes que el mal tiempo estropee tu evento y toma todas las medidas necesarias para vencerlo!