Los retiros de empresa también llamados retiros corporativos suponen una nueva tendencia, aún no muy arraigada en España, cuya eficacia ha hecho que se esté empezando a imponer en grandes empresas de todo el mundo. Esta actividad, procedente de Estados Unidos donde recibe el nombre de “company retreats” se basa en la premisa de que si los miembros de un equipo de trabajo pasan tiempo juntos en un ambiente informal y se conocen mejor fuera del ámbito estrictamente laboral.

Su habilidad para relacionarse en sus horas de trabajo mejorará y su productividad, junto con los beneficios de la empresa, también aumentarán. Por ello, muchas empresas que han decidido fomentar el trabajo en equipo como forma de mejorar su propia productividad han visto en los retiros corporativos un medio ideal para conseguir estos objetivos en poco tiempo.

En los retiros corporativos, la empresa organizan un viaje con el objetivo de que algunos de sus trabajadores generalmente equipos de trabajo, miembros de un proyecto o empleados de un mismo departamento mejoren las relaciones que mantienen entre ellos en un ambiente alejado del ámbito laboral y adquieran habilidades de trabajo en equipo a través de la realización de ciertas actividades que les ayudarán a obtener una mayor productividad una vez vuelvan al trabajo.

Asimismo, en los momentos en los que no estén realizando una actividad concreta, esos trabajadores podrán conocerse mejor mientras disfrutan de actividades divertidas que les ayuden además a acabar con el estrés diario.

Así pues, mejorar las relaciones personales en un ambiente distendido y relajado, mejorar el trabajo en equipo y acabar con el estrés que está siempre reina en el ámbito laboral son los objetivos que tiene todo retiro corporativo que se precie.

Los beneficios en términos de productividad que tienen este tipo de retiros son muy altos y Mac Management queremos que tú también puedas aprovecharte de ellos mostrándote las principales razones por las que esta estrategia tiene tantos seguidores en todo el mundo.

Ahorra tiempo de trabajo y mejora la adquisición de conceptos laborales. La formación continua en diferentes ámbitos es algo que la mayoría de las empresas exitosas ya han adoptado como el único medio que tienen para continuar siendo eficaces con el paso del tiempo.

Sin embargo, esa formación se suele dar en horas de trabajo, con la consiguiente pérdida de producción que eso conlleva. Y, lo que es peor, los trabajadores suelen considerar estas formaciones como una obligación aburrida y sinsentido con la que deben cumplir, pero cuyas enseñanzas suelen borrar de su mente tan pronto como vuelven a su puesto de trabajo.

Sin embargo, si dichas formaciones se realizan durante un retiro corporativo, no sólo se realizarán fuera del horario laboral, sino que harán que los trabajadores aprendan en un ambiente divertido y distinto, lo que les llevará a afianzar mejor los conceptos, les dará la oportunidad de ponerlos en práctica en distintos talleres y les dará la oportunidad de relajarse después con sus compañeros de trabajo disfrutando de las instalaciones y actividades que ofrezca el lugar del retiro.

Esta estrategia mejorará la adquisición de nuevos conceptos y su aplicación posterior en el ámbito laboral, lo que, como consecuencia, aumentará la productividad.

Proporciona la oportunidad de resolver conflictos entre los trabajadores. Los lugares de trabajo son ámbitos llenos de estrés que, en ocasiones, sacan lo peor de nosotros y los enfrentamientos que pueden llegar a surgir entre distintos miembros de una empresa perjudican mucho los trabajos de tipo colaborativo, aunque esas personas se comporten profesionalmente en el ámbito laboral.

Los retiros corporativos se revelan como una oportunidad ideal para limar asperezas entre los distintos miembros, animándolos a colaborar en distintas actividades lúdicas que les ayuden a comprenderse mejor en un ambiente en el que no pasará nada si las cosas no salen del todo bien.

Este acercamiento de posturas mejorará el ambiente laboral y aumentará la productividad, acabando con problemas que se habían producido antes a causa de malas relaciones entre los miembros de un equipo.

Aumenta la moral perdida en momentos de presión. El estrés y la presión son elementos comunes en cualquier empresa, pero una constante exposición a estas características en un ámbito repetitivo acaba con la creatividad y con la pasión que tantos beneficios pueden dar a una empresa.

Unos trabajadores quemados, aunque cumplan con sus responsabilidades, rinden muchísimo menos que unos empleados apasionados y dedicados. En este sentido, los retiros corporativos pueden ayudar mucho a tus empleados a redescubrir su pasión por su trabajo.

Introducen un elemento que esperar con ilusión y que rompe la monotonía y les permite divertirse con sus compañeros, lejos de las presiones y el estrés del trabajo diario. Un retiro que les permita recargar las pilas puede hacer maravillas a la hora de mejorar el rendimiento y la creatividad de todos tus empleados, que volverán enchufadísimos a sus puestos de trabajo después de realizarlo.

Mejora la relación entre los empleados y los jefes. Para muchos empleados que no suelen ver a sus jefes, estos son figuras a las que hay que temer y a las que dotan de características poco humanas, lo que puede llegar a enturbiar el mantenimiento de una buena relación entre ambos extremos.

Pero si un jefe se une a sus empleados en el ambiente distendido de un retiro corporativo, puede demostrar a sus trabajadores que no es ninguna figura mitológica y que tiene muchos puntos en común con ellos.

Esta táctica tan sencilla mejorará las relaciones que se establecen entre jefes y empleados, haciendo más sencillas las comunicaciones entre ambos bandos y por lo tanto, mejorando el flujo de trabajo dentro de la empresa.

Existen muchas otras razones por las que invertir en un retiro de empresa puede ser muy productivo para cualquier compañía. ¡No dejes escapar esta oportunidad y aprovéchate al máximo de sus beneficios!