Hablar en público siempre es algo complicado. Incluso las personas que más experiencia tienen en este ámbito se ven en ocasiones atenazadas por las dudas y el nerviosismo. Sin embargo, una de las preocupaciones capitales que todo el mundo que tiene que hablar en público comparte, independientemente de su experiencia o de su nicho laboral, es la de ver cómo su audiencia se está aburriendo mortalmente con todo lo que dice.

Hay pocas cosas que hagan sentir peor a un profesional que ver cómo un grupo de personas que han acudido a un evento determinado porque están interesados en ese tema encuentran su discurso tan aburrido que se están durmiendo.

Existen muchas razones por las que un público determinado puede no responder adecuadamente ante un conferenciante y no todas son culpa de él.

El momento en el que se produce la charla si es la última programada de un largo día, si es a primera hora de la mañana o después de comer, el cansancio del público o, incluso, las condiciones ambientales de la sala pueden provocar que los asistentes tengan dificultades para prestarte toda su atención.

Teniendo esto en cuenta, desde Mac Management queremos presentarte algunos trucos que te ayudarán a conectar y motivar a tu audiencia durante tu charla, presentación o conferencia, de modo que se vayan lo más satisfechos posible con tu actuación.

Desciende de las alturas y pide a los asistentes que compartan sus experiencias. En la mayoría de las ocasiones, el escenario supone una frontera entre el conferenciante y su audiencia que puede llegar a implicar que los asistentes se sienten desconectados del relato del primero.

Esa lejanía se hará más profunda si la mayoría de las cosas sobre las que hablas están centradas únicamente en tu experiencia personal. Si es así, los asistentes pueden llegar a pensar algo parecido a lo siguiente: “Me alegro mucho de que este hombre/mujer haya tenido éxito.

Me parece perfecto. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto conmigo?” Si tu audiencia empieza a pensar así, perderás su atención y empezarán a contar los minutos que faltan para que termines.

¿Qué puedes hacer, por tanto, para reforzar los vínculos existentes entre tu audiencia y tu discurso? Uno de los métodos más sencillos para ello es hacer preguntas a tus asistentes y animarles a compartir sus experiencias, vinculándolas a tu propio relato.

Baja del escenario si lo hay, sal de detrás del escritorio o acaba con cualquier barrera que te separe de tu audiencia y habla directamente con ellos.

Si les haces preguntas directas, tus asistentes te prestarán más atención y todos ellos empezarán a responder en su cabeza a las preguntas que hayas hecho a sus compañeros, vinculando así directamente sus propios pensamientos con tu discurso.

¡Una forma genial de asegurarte al mismo tiempo su completa atención y que recuerden con mayor facilidad tu discurso!

Convierte sus smartphones en tu mejor aliado. Uno de los problemas nuevos a los que se enfrentan los conferenciantes es el uso corriente de smartphones por parte de la audiencia.

Aunque la mayoría de la gente pone en silencio sus móviles cuando acude a una charla, los sacan y empiezan a usarlos en el mismo momento en el que empiezan a aburrirse.

Esto distrae al resto de asistentes, que escuchan incesantemente el ruido de las teclas y pone muy nervioso al conferenciante, que tiene delante de los ojos la evidencia de que parte de su público no le está prestando atención.

Pese a todas las recomendaciones, es muy difícil conseguir que todo el mundo se abstenga de sacar sus teléfonos móviles o tablets durante la charla, por lo que te recomendamos que cambies las tornas, convirtiendo sus smartphones en tus mejores aliados.

¿Cómo puedes conseguirlo? Si tu evento tiene una aplicación individualizada descargable, te será muy fácil conseguirlo.

Prepara de antemano algunas preguntas, chistes, imágenes o encuestas que puedas mandar a tu audiencia a través de la aplicación cada vez que veas que la atención de una buena cantidad de los asistentes se ha centrado en sus teléfonos móviles.

Si te preparas con antelación para esta posibilidad, podrás enviar el mensaje que desees tocando simplemente un botón. Al recibir el mensaje, los asistentes se quedarán enormemente sorprendidos y volverán a reengancharse a tu discurso a través de su contenido.

De esta forma, dado que no puedes erradicar por completo el uso de smartphones en la sala, podrás aprovecharte de ellos para tu propio beneficio.

Usa chistes, pero con moderación. Generalmente, se aconseja el uso de chistes al hablar en público como una forma muy útil de romper el hielo y reconectar con tu audiencia.

Nosotros también pensamos que un buen chiste adecuadamente emplazado dentro de un discurso puede ayudarte mucho a reconectar con una audiencia algo cansada o cuya atención empieza a flaquear. Sin embargo, también te aconsejamos que los uses con mesura.

Una gran abundancia de chistes puede hacer que los asistentes no se tomen en serio tus palabras, mientras que un chiste mal elegido o entendido puede extender una sombra negativa sobre toda tu charla. Por lo tanto, utilízalos con mesura.

Repasa los chistes que vas a incluir en tu conferencia varias veces y ten en consideración las últimas noticias, por si fuera más seguro quitar alguno a la luz de algún acontecimiento reciente.

Asimismo, enséñaselos a algunas otras personas de tu confianza antes de pronunciarlos en público, por si acaso los oyentes pueden llegar a interpretarlos de una manera negativa para ti.

En resumen, te aconsejamos que utilices los chistes que necesites para mantener a tu audiencia interesada, pero también te pedimos que tengas prudencia con ellos, por tu propio bien.

Incluye referencias a las últimas noticias. Los temas de actualidad siempre despiertan el interés de todo tipo de públicos, por lo que incluir referencias a las últimas noticias siempre te ayudará a mantener a tu audiencia doblemente interesada.

Por lo tanto, trata de incluir referencias a los últimos acontecimientos de interés en tu charla, en la medida de tus posibilidades.

Asegúrate de que los temas a los que haces referencia son conocidos por todo tipo de públicos y que se vinculan con temáticas razonablemente seguras, dado que muchos pueden despertar una polémica que puede alejar la atención de tus asistentes del tema a tratar.

Por lo tanto, ten precaución a la hora de incluir temas de actualidad en tu disertación, pero te aconsejamos que lo hagas para conectar de forma rápida y contundente con tu público.

Hablar en público es siempre algo complicado, por lo que cualquier consejo es bienvenido. Y en Mac Management podemos ayudarte a preparar la mejor presentación pública posible para tu evento. ¡Confía en nosotros y tus asistentes se irán totalmente satisfechos tras tu charla! ¡Te lo aseguramos!