En algunas ocasiones, las personas se esfuerzan mucho por construir la mejor campaña de promoción de un evento posible, pero ésta acaba por no funcionar bien. No consigues los objetivos que deseabas, no atraes a tanta gente como querías o, simplemente, no despierta el interés que tú predecías.

Rara vez una campaña de promoción en la que se ha invertido verdaderamente tiempo y esfuerzo se puede considerar un fracaso absoluto, pero sí puede quedarse lejos de los objetivos fijados.

Sin embargo, las campañas fallidas te pueden dar otra clase de oportunidades que a la larga, te pueden ser muy útiles. Esto sucede porque te pueden enseñar qué es lo que has hecho mal, para que no lo repitas en un futuro o qué aspectos puedes mejorar para conseguir un éxito mayor con posterioridad.

Mucha gente comete el error de dejar de pensar en una campaña de promoción fallida una vez termina y dedicarse sólo a pensar en el futuro. Si haces eso, no aprenderás nada de tu experiencia y volverás a cometer los mismos errores una y otra vez.

En Mac Management queremos que cada vez coseches mayores éxitos en el ámbito de la promoción de tus eventos, por lo que queremos darte algunas indicaciones sobre cómo puedes convertir este tipo de experiencias negativas en una valiosa lección para el futuro.

Analiza los comentarios y la feedback que recibas. Tu visión de tu campaña puede ser muy diferente de la opinión que tienen las personas que están al otro lado.

Sin embargo, es precisamente la opinión del público la que más importa, por lo que lo primero que tienes que hacer cuando una campaña no tiene el éxito que esperas es analizar los comentarios y las críticas que te han hecho.

En la era de Internet, es mucho más fácil para la gente hacer comentarios de todo tipo de cosas, por lo que te aseguramos que tendrás una amplia gama de opiniones entre las que elegir.

Si encuentras un aspecto negativo que se repite constantemente en diferentes críticas, examina ese punto a la hora de planear una nueva campaña.

Asimismo, si se te presentan puntos de vista en los que ni siquiera habías pensado, utilízalos para averiguar qué es realmente lo que llama la atención de tu prospectiva audiencia en el futuro.

En todo caso, asegúrate de escuchar la opinión de la gente a la que te diriges. Puede ser un ejercicio realmente iluminador.

Revisa los medios que has utilizado. ¿Has promocionado tu evento en el medio adecuado? Esta es una pregunta importante, pues dependiendo de la audiencia a la que te dirijas un medio puede ser más adecuado que otro.

Internet es siempre una prioridad, pero no promocionarás un evento dedicado a los jóvenes en los mismos lugares que uno que tiene como objetivo seducir a personas de mediana edad. Por ello, analiza tus estadísticas y averigua si has llamado la atención del segmento de población que más te interesaba.

Es posible que algunos de los problemas que hayas tenido radiquen en el hecho de que la información no ha llegado al público adecuado. Por lo tanto, ten esto en cuenta de cara a tus proyectos futuros. Pueden ser la diferencia entre una campaña exitosa y otra mediocre.

Piensa en las pruebas. ¿Hiciste una prueba de tu campaña antes de lanzarla? Si lo has hecho y ésta fue exitosa, examina las diferencias que hubo finalmente entre tu prueba y la versión final para ver dónde se erró.

Si no hiciste una prueba, pregúntate por qué y diseña un protocolo de actuación que permita introducirla en tu sistema de trabajo en el futuro.

Las versiones de prueba de una campaña de promoción son muy beneficiosas y te pueden ahorrar mucho tiempo y dinero, por lo que tenlas en cuenta, tanto a la hora de diseñar la campaña como en el momento de analizar lo que ha podido fallar en ella.

Busca respuestas en la competencia. A la hora de ver en qué has podido fallar, no es ningún deshonor volver los ojos a la competencia.

Si tienes algún competidor que apela al mismo público más o menos con un evento, servicio o producto parecido y con unos medios similares a los tuyos, compara tu campaña con las suyas, especialmente si han cosechado un importante éxito.

Esta comparación puede ser muy ilustrativa, dado que puede darte muchas pistas sobre lo que tu prospectiva audiencia encuentra interesante o atractivo.

De hecho, es un ejercicio que se recomienda hacer con asiduidad siempre que se tenga un competidor que haya lanzado una buena campaña, como forma de conseguir nuevas y efectivas ideas para el futuro.

En todo caso, no te olvides de tus competidores; pueden ayudarte a triunfar sin que se den cuenta.

Existen muchas razones por las que la campaña de promoción de tu evento no consigue el éxito que esperabas, pero siempre puedes aprender de la experiencia de cara al futuro.

Aprende de ella y verás cómo consigues mejores resultados en la próxima ocasión. ¡Si cuentas con la ayuda de Mac Management, te aseguramos que así será!