Las bodas de invierno están ganando adeptos entre las parejas modernas. Muchos novios se dejan seducir por la imagen de preciosas instantáneas de besos robados en un precioso paisaje nevado, de deliciosos banquetes al calor de la chimenea o de románticos bailes mientras el viento aúlla en el exterior. Sin embargo, aunque esta sea una tendencia en alza, hay que tener en cuenta que las bodas de invierno son mucho más difícil de organizar que aquellas que se celebran en primavera o verano.

En especial, son las dificultades climatológicas las que pueden convertir tu boda de invierno en una auténtica pesadilla y es muy fácil que todo vaya cuesta abajo si no se organizan de forma adecuada.

Sin embargo, si cuentas con la experiencia y la habilidad de Mac Management, tu boda de invierno será tal y como te la imaginas. Y, para hacerte la vida más fácil, queremos presentarte a continuación algunos consejos que te ayudaran a conseguir que tu boda de invierno sea total y absolutamente perfecta.

No obligues a tus invitados a tomar una decisión incómoda. Muchas parejas sueñan con una boda navideña.

Nosotros no te pedimos que renuncies a esta idea si es la que tienes, pero sí te recomendamos que tengas en cuenta de que las fechas de las fiestas navideñas son enormemente conflictivas.

Muchos de tus invitados tendrán compromisos familiares, laborales o sentimentales que no puedan eludir, por lo que tendrán que declinar tu invitación.

Por lo tanto, te recomendamos que no pongas a tus invitados en el compromiso de tener que decidir entre acudir a tu boda o atender algún otro acto relacionado con las fiestas de Navidad.

Trata de evitar tanto las semanas vinculadas específicamente a las fiestas como aquellas inmediatamente anteriores para asegurarte de que todos puedan acudir sin problemas.

Si deseas una boda navideña, siempre puede recrearse aunque no se celebre en las fiestas exactas.

En todo caso, si decides celebrarla en la época navideña, ten en cuenta siempre que un número destacado de tus invitados no podrá acudir y no dejes que este hecho te tome por sorpresa.

Mira al tiempo como un enemigo. Cuando se organiza un evento tan importante como una boda, siempre es necesario tener un plan B por lo que pueda pasar.

Pero, en el caso de una boda de invierno, lo mejor será que tengas a tu disposición incluso un plan C.

El tiempo en invierno es muy difícil de predecir y una nevada, una intensa tormenta o unos fuertes vientos pueden acabar con la idea inicial que tenías para la ceremonia o el banquete.

Por lo tanto, asegúrate de tener varios planes adicionales a los que acudir si el tiempo amenaza con estropearte tu día soñado. Te aseguramos que, si la ocasión lo requiere, pueden llegar a ser una verdadera tabla de salvación.

Pon a disposición de tus invitados artículos con los que abrigarse. Es cierto que tus invitados serán perfectamente conscientes de que van a acudir a una boda de invierno.

También lo es que, cuando estés bajo techo, sin duda contarás con un sistema de calefacción que mantendrá el frío lejos de tu ceremonia.

Sin embargo, existen muchas instancias en las que tus invitados pueden necesitar algo más con lo que abrigarse.

Puede que haya gente más friolera que necesite algo más de abrigo cuando estéis bajo techo y no quiera estar todo el rato con el abrigo puesto o personas que salgan de vez en cuando a fumar o a tomar el aire.

O quizá haya gente que no calcule bien el frío que va a hacer en el lugar de la celebración y que no se abrigue lo suficiente para la ocasión.

Sea cual sea la razón, debes asegurarte de que tus invitados tengan a su disposición diversos objetos que les ayuden a calentarse si es necesario. Mantas para las piernas, chales o incluso mantones o pequeñas capas son opciones muy populares que no pueden faltar en tu boda de invierno.

Por lo tanto, asegúrate de que el frío no estropee el día a tus invitados y pon a su disposición diversos útiles que les ayuden a conservar el calor. Te aseguramos que nunca sobrarán en un evento de este tipo.

Ten en cuenta los posibles retrasos. En todo tipo de bodas, se intenta planear hasta el último detalle para que todo vaya de acuerdo a un horario más o menos estricto.

Sin embargo, en el caso de las bodas de invierno, se debe tener en cuenta el hecho de que las condiciones meteorológicas pueden provocar retrasos en los desplazamientos. Por lo tanto, te recomendamos que te prepares para cualquier eventualidad relacionada con el transporte.

Atascos, carreteras en mal estado o caminos cerrados por la nieve o la lluvia no deben estropear tu día soñado. Así, reserva una mayor cantidad de tiempo en el planning para cualquier traslado o viaje que tengan que hacer las personas implicadas en la boda.

Del mismo modo, planea alguna diversión o entretenimiento para los invitados por si la llegada de alguno de los novios o de la pareja se retrasa más de lo debido.

Por último, es muy probable que varias personas tengan un papel específico que cumplir durante el desarrollo de la celebración.

Teniendo esto en consideración, nosotros te recomendamos que elijas sustitutos para cada función y les expliques lo que deben hacer en caso de que tu primera opción sufra un retraso de consideración.

De esta manera, siempre tendrás otra posibilidad para cada actividad fijada si alguien no puede llegar a tiempo y no incurrirás en retrasos innecesarios.

Existen muchas otras cuestiones organizativas que debes tener en cuenta a la hora de planear un evento tan importante como una boda de invierno.

Afortunadamente, en Mac Management tenemos la experiencia y la creatividad necesarias para conseguir que la tuya sea todo un éxito. ¡Confía en nosotros y organiza una boda de invierno que ninguno de tus invitados pueda olvidar jamás!