Las bodas de invierno están ganando adeptos entre las parejas modernas. Muchos novios se dejan seducir por la imagen de preciosas instantáneas de besos robados en un precioso paisaje nevado, de deliciosos banquetes al calor de la chimenea o de románticos bailes mientras el viento aúlla en el exterior.