Actualmente, lo que no está en Internet prácticamente no existe. Éste es un hecho innegable. Este extremo, que ya es una realidad manifiesta en ámbitos tan dispares como la moda, el mundo empresarial o el sector de la información de todo tipo es igualmente aplicable al ámbito de la promoción de eventos.