El responsable de un evento particular o de empresa siempre debe estar al tanto de muchísimas cosas. Sin duda, será a él o a ella al que acuda la gente cuando tenga algún problema, por lo que es de vital importancia que esté preparado para cualquier situación.