Cuando realizas un evento de cierta importancia, siempre corres el riesgo de que un “crasher” se meta por medio y se intente llevar toda la atención, poniéndote en evidencia y molestando a los asistentes.