Una buena imagen publicitaria es el alma de un proyecto, definiendo una idea al público y a los potenciales clientes, aglutinando un gran abanico de significados, que tendrán que relatar a simple vista las cualidades del producto al completo.