Hablar en público siempre es algo complicado. Incluso las personas que más experiencia tienen en este ámbito se ven en ocasiones atenazadas por las dudas y el nerviosismo.