Para cualquier empresa, el control de su imagen es fundamental. Pero con el auge de las redes sociales y la proliferación de dispositivos móviles desde donde se pueden tomar todo tipo de vídeos y fotografías que pueden aparecer publicadas en las redes sociales en cuestión de segundos, es cada vez más difícil conservar tanto la imagen de la empresa como la intimidad de los trabajadores.