En muchas ocasiones, se produce una interesante y aparente paradoja: queremos organizar un evento que parezca muy lujoso para impresionar a nuestros asistentes, pero queremos gastarnos la menor cantidad de dinero posible.