A la hora de planificar un evento, existen unas líneas de actuación básicas que todos acostumbramos a seguir para luego hacer que éste evolucione según nuestras necesidades y nuestros objetivos.