En la inmensa mayoría de los eventos, aunque ya la mayor parte de su promoción se hace por Internet, se sigue contando con programas impresos. Esto es especialmente habitual en eventos como congresos o conferencias, donde los asistentes necesitan saber el orden y el título de las intervenciones.