En muchas ocasiones, nos centramos tanto en planificar un evento que nos olvidamos de que lo más importante son las relaciones humanas y fortalecer nuestros lazos con posibles clientes, compañeros de trabajo, inversores… En general con cualquiera que haya colaborado contigo en cualquier sentido.