Como ya hemos comentado en otras partes, a la hora de llevar a cabo un evento, hasta el mínimo detalle es importante. Esto también se extiende a la comida que sirvas que, dependiendo de la naturaleza de tu evento, tendrá que ser de una forma u otra para conseguir el máximo beneficio para ti.