Después de las vacaciones y tras el verano, la concentración puede disminuir al incorporarse al puesto de trabajo. Los cambios de horario así como las rutinas diferentes hacen que el organismo tenga que pasar otra vez por un acomodamiento, volviendo a mostrar a los pocos días toda su energía.