El Fin de Año se asocia sin querer a la superstición y a la llegada de la buena suerte. En muchas culturas se busca potenciar el lado bueno de las cosas, atrayendo la prosperidad y las vibraciones positivas.