Con mucha asiduidad, al final de un evento, se organiza una comida o una cena que reúne a los asistentes en un ambiente informal. Ésta suele ser una costumbre establecida, sobre todo si el evento ha durado varios días, como ocurre cuando se celebra un congreso, un simposio o una reunión corporativa de varias sesiones.